LA ESCUELA ES EL BOSQUE

Heike Freire (2010), La escuela es el bosque. Cuadernos de pedagogía, 407: 72-75

FICHA TÉCNICA DE LA AUTORA

Autor: Heike Freire

Revista: Cuadernos de pedagogía

Número de la revista: 407

Sección: Propuestas y experiencias

Título: La escuela es el bosque

DATOS DE LA AUTORA

Heike Freire es licenciada en psicología y filosofía por la Universidad de París. Es periodista y escribe regularmente artículos sobre arte, infancia, naturaleza… Heike Freire es experta en innovación educativa, periodista y escritora. Es la autora de “Educar en verde”. Entre sus recientes artículos podemos destacar:

  • La escuela es el bosque
  • La voz de la infancia
  • Mariposas de ciudad

REFLEXIÓN

El artículo “La escuela es el bosque” trata de narrar y reflejar la importancia de la naturaleza en las escuelas. La narradora se perdió en el bosque cuando un niño y su mamá le recondujeron hacia el Jardín Secreto (una escuela infantil, a dos horas de Edimburgo). Cuando llegó pudo ver a 14 niños y a la profesora Cathy Bache que impulsó el proyecto hace seis años tras varias experiencias cuidando niños en la naturaleza.

Durante su estancia pudo observar innumerables posibilidades que ofrecía el bosque para desarrollar las distintas capacidades de los niños. “El bosque es un entorno acogedor que ofrece muchas posibilidades”, explica Cathy. Los niños jugaban a pescar con elementos naturales, después realizaron una pescadería, daban una gran importancia a crear una cabaña para intentar transmitir seguridad y crear un vínculo estable con la naturaleza. Por un lado, pocos aspectos me han sorprendido de este artículo ya que pienso que es innegable la importancia y las posibilidades que te puede ofrecer el medio ambiente (bosque, parques, árboles, ríos…) y también, es incuestionable que en nuestro país (España) no se tiene en cuenta ni aprovechamos el medioambiente que tenemos a nuestro alrededor ya que asociamos la naturaleza como una forma de escape, de “relax”, en vez de apropiarla en nuestro día a día y hacerla parte de nuestras vidas, de nuestras experiencias, de nuestros sentimientos.

Según estas educadoras, buena parte de la conducta inadaptada que muestran los niños en espacios cerrados procede de la sobre-estimulación a la que están sometidos: intensos ruidos… Yo misma he podido observar como en algunas aulas infantiles priman los colores chillones y el exceso de juguetes o recursos. Pienso que realmente la sencillez (tonos claros, pocos recursos, recursos más manipulables y naturales) es mucho más lúdico y estimulable para el niño. Está claro que la naturaleza ofrece una gran cantidad de estímulos a los niños, por lo que se obtienen muchos beneficios como resultado de su interacción en el medio natural. Aunque el aula no pueda ofrecer todas las posibilidades que otorga la naturaleza si que se puede intentar ofrecer un espacio libre y abierto, con recursos naturales y cotidianos, con tonos claros para fomentar la calma y la atención. Podemos ofrecer a los niños esa sensación de libertad al poder moverse libremente en un espacio abierto, darles diferentes recursos manipulables para desarrollar las diferentes percepciones…

Por otro lado, un aspecto que me ha llamado la atención de estas escuelas es que cada vez que los pequeños comen o almuerzan los alumnos y las alumnas forman un gran círculo cantando: “Árbol alto, hoguera, fuerte viento, agua profunda, os siento en mi corazón, os siento en mi alma”.  Me parece una idea genial el realizar estas especies de “rituales” para vincular nuestras emociones con nuestro entorno ya que a veces no nos damos cuenta y tendemos a desvalorizar el entorno en vez de valorarlo y pienso que es importante darle las gracias al bosque por ejemplo por compartir parte de su esencia con las personas. Pienso, que es una bonita forma de abrirse a la naturaleza, agradeciéndole su presencia y demostrándole que la amamos tanto como ella a nosotras.

En mi opinión, estas pequeñas acciones que se convierten en rutina tienen una repercusión total en la persona que las realiza ya que, aunque me parece muy importante estar en contacto con la naturaleza también me parece imprescindible verbalizarlo, crear una comunicación con el medioambiente, poder escuchar a los árboles, poder estar en silencio y entender a los pájaros o simplemente hacer saber a la naturaleza que la amamos y la respetamos. Por último, cabe decir que este texto me ha generado una sensación de satisfacción ya que la presencia de este tipo de escuelas sin paredes ni techos, rodeados de robles, pinos y todo tipo de vegetación ofrece una conexión emocional del niño con la naturaleza y también con su ser interior formándolo y educándolo en la libertad de la reflexión y el pensamiento y de sus posibilidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s