ADN DE LAS FRESAS

MATERIAL:

Agua (90 ml).

-Utensilios de medida.

-Colador.

-Vasos.

-Pinzas.

-Cuchara.

– Fresas.

-Alcohol isopropílico (5 ml).

-Jabón lavavajillas (10 ml).

-Sal.

-Bolsa de cierre hermético (tipo zip).

DESCRIPCIÓN DEL EXPERIMENTO:

PASO 1: Metemos el alcohol isopropílico en el congelador.

PASO 2: Vertemos 90 ml de agua en un vaso y añadimos 10 ml de jabón de lavavajillas.

PASO 3: Añadimos ¼ de una cucharada de sal y mezclándolo todo obtenemos nuestra solución de extracción de ADN.

PASO 4: Introducimos una fresa en una bolsa de cierre hermético y vertemos la solución que acabamos de preparar en el interior de la bolsa, junto con la fresa.

PASO 5: Expulsamos todo el aire que podemos de la bolsa, y la cerramos. Aplastamos y amasamos la bolsa hasta que la fresa se reduzca a papilla.

PASO 6: Vertemos la mezcla en un vaso a través de un colador y utilizamos una cuchara para presionar los trozos de fresa contra el colador.

PASO 7: Transferimos unos 50-100 ml del jugo a un vaso pequeño. Añadimos 5 ml de alcohol isopropílico y mantenemos la mezcla al nivel de los ojos para observar los cambios.

PASO 8: Observamos una cosa blanca medio flotando, es el ADN de la fresa. Utilizaremos unas pinzas para sacarlo.

REFLEXIÓN:

Esta actividad se puede realizar perfectamente con alumnos de primaria. Preguntas que les podemos plantear:

– ¿Pensáis que las fresas tienen genes?

– ¿Cómo podemos comprobarlo?

– ¿Tienen influencia los ingredientes que echamos en la disolución?

EXPLICACIÓN CIENTÍFICA:

A través de este experimento intentamos comprobar que las fresas que comemos tienen genes. Las fresas son ideales para este experimento por dos motivos: a partir de ellas se obtiene más cantidad de ADN que con cualquier otra fruta y además son octoploides, es decir, tienen ocho juegos idénticos de cromosomas (las células humanas son diploides, es decir, tienen dos juegos de cromosomas, a excepción de los gametos). Estas circunstancias   hacen que el ADN de la fresa sea fácil de extraer y de ver. Para extraer el ADN, cada componente de la solución de extracción desempeña un papel. El jabón ayuda a disolver las membranas celulares. La sal se añade para romper las cadenas de proteínas que unen los ácidos nucleicos, liberando las cadenas de ADN. Por último, el ADN no es soluble en alcohol isopropílico, y menos aun cuando el alcohol está muy frío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s